domingo, 18 de febrero de 2018

Deriva en el Parque Forestal de Entrevías


El parque se sitúa bordeando el sur del distrito, colinda con la M30, por lo que es el límite sur de Vallecas. Consta de 497. 213 m², 16.464 árboles y con una superficie de 1.372 m² de arbustos.

Mapa del Barrio de Entrevías (Vallecas), 2017

Mapa del Barrio de Entrevías (Vallecas), 1968.


La práctica consistió en recorrer el límite sur del barrio de forma arbitraria acompañado de un mapa de 1968. Este mapa me invitó a la reflexión de la escena, la situación y la arquitectura que han sufrido cambios a lo largo del tiempo como: la eliminación del Barrio de la Paz (formado por chabolas), o el soterramiento del Arroyo Abroñigal (afluente del río Manzanares, soterrado desde la década de 1970 por la M30 y su Nudo Sur. Dio nombre a los dos de los más antiguos viajes de agua de Madrid, el alto y el bajo Abroñigal”). En definitiva, la práctica se basó en andar sobre las huellas que han permanecido a lo largo de estos años invitando a meditar sobre el rastro que ha quedado de los cambios urbanísticos y las transformaciones sociales en el entorno público.


Durante el recorrido, fui recogiendo puñados de arena a modo de metáfora visual de todo ese espectro de ideas que surgió a partir de andar sobre un espacio en diferente tiempo. Recoger, guardar, coleccionar en pequeños botes, las huellas que quedan, las huellas restantes del continuo movimiento de cambio en el que vivimos.

Para ser conscientes de este cambio, debemos fijarnos en el ejemplo del funambulista que para no caerse debe estar en continuo movimiento. Un desplazamiento que inevitablemente va unido a una experimentación del espacio. Por lo que:

“(…) el espacio aparece como un sujeto activo y vibrante, 
un productor  autónomo de afectos y relaciones. 
Es un organismo vivo con carácter propio”.

Arenas del Parque Forestal de Entrevías, 2017



[1] CARERI, Francesco, Walkscapes, El andar como práctica estética, Editorial Gustavo Gili. SL., Barcelona, 2002, Pg. 21. 

Intervención Ronda del Sur



La Ronda del Sur es un paseo situado en el distrito de Puente Vallecas, en la zona de Entrevías. Concretamente en el límite entre el Parque Forestal de Entrevías y la zona urbana colindante.

Con la idea de crear comunidad decidí hacer de un parque diseñado principalmente para el tránsito, un lugar de asentamiento, de comunidad y reunión a partir de la idea de juego.


A través del acto de tejer, se generó una estructura de lana alrededor de tres árboles dando como resultado un área recreativa, de relación y juego para los transeúntes del paseo. 

A partir de un no lugar surgió un lugar donde contar y entrelazar historias. Donde establecer nuevas conexiones sociales y urbanas.


Intervención Ronda del Sur, 2017 

Se puede ver la documentación del proceso de creación en el enlace: 



El resultado fue satisfactorio, tanto a nivel colectivo, como a nivel personal. A nivel personal por conseguir el propósito de reunión; a nivel colectivo surgieron nuevas relaciones y opiniones como: una forma distinta de pasar la mañana, de conocer gente; una manera de entablar conversación, de relacionarse con personas arbitrarias sin que correspondan a un patrón…

Intervención "Los Berrocales"

Vallecas está delimitado por la A3 en el norte, al este la M50, el río Manzanares al sur y la M30 al oeste. Me llamó la atención la parte este, entre la zona del Ensanche de Vallecas, Villa de Vallecas y Vicálvaro. A esta zona se la denomina Los Berrocales, un proyecto urbanístico con el fin de unir los barrios de Vallecas y Vicálvaro.
Mapa del Pueblo Vallecas, del Ensanche de Vallecas y de Vicálvaro, 2017

Una zona de nadie, un lugar en disputa desde el 2007 entre las asociaciones vecinales y las grandes constructoras. En 2016 ganó la batalla las grandes empresas urbanísticas y a partir de 2018 comenzará a construirse la primera fase de viviendas. Me interesa cómo las asociaciones de vecinos han luchado por NO unir los dos barrios y por la anulación de los planes urbanísticos pensados para y por el capital. Unos planes que llevan al olvido del espacio público y a su privatización.


Me pregunto, ¿qué restos han quedado en el campo de batalla? ¿Qué rastros se han perdido en los límites? ¿Qué huellas siguen en el camino? 

“Importa poco no saber orientarse en una ciudad. Perderse, en cambio, en una ciudad como quién se pierde en el bosque, requiere aprendizaje”.[1]

 Frames de la Intervención en los Berrocales, 2017
Decido transitar al espacio nombrado como los Berrocales, me encuentro con un terreno predispuesto a una edificación, pero sin ningún signo de los resquicios de la disputa. El vídeo documental se puede visualizar en el enlace:



En definitiva y a grandes rasgos, no me encuentro “nada”, y digo “nada” porque no hay que olvidar el movimiento social provocado. El movimiento que funcionó como aceite para engrasar mi intervención en los Berrocales, dándome cuenta de que los límites están absolutamente marcados y controlados por el sistema.


Nos encontramos ante un sistema capitalista donde todo es un producto y todo produce. Por consiguiente, hay un control del topos (lugar), en el que se insertan mecanismos para sumergir a la sociedad en un profundo sueño plagado de ensoñaciones ficticias. Estos sueños creados por el ente del sistema, provocan a su vez el control del ou topos (no lugar, utopía). Efectivamente, nos encontramos ante un control global de los diferentes espacios y lo que sucede en ellos. 


Todo esto me sirvió para obtener una imagen de lo que es Vallecas en la actualidad. Un núcleo en continuo movimiento que el sistema ha silenciado y que poco a poco, inserta mecanismos para su control total.

Todas estas ambigüedades atañan mi proyecto cuestionándome cómo puedo crear comunidad en lugares no considerados o corrompidos por el sistema. Cómo incentivar lugares de reunión sin que la mecánica del poder se apodere de ellos y los silencie.



[1] BENJAMIN, Walter, Puede consultarse en Infancia en Berlín hacia 1900, Editorial Círculo de Lectores, Barcelona, 1992 Pg. 40;  en Walter Benjamin i l'esperit de la Modernitat, Editorial Barcanova, Barcelona, 1993; también en el propio Benjamin, Historias y relatos, Editorial Península, Barcelona, 1991.

Atlas de Bancos. Cartografías de Vallecas

Teniendo  las historias olvidadas como punto de partida y mi ubicación en el barrio de Vallecas (Madrid), comencé a buscar y documentar los relatos que construyen el entorno público. Esta búsqueda comenzó con una previa interiorización de objetividad, dejando de lado los paternalismos en la mayor medida posible. Debido a mi procedencia y experiencia, no caer en subjetividades es una tarea imprescindible para entender los mecanismos de articulación del barrio.

Basándome en estas reflexiones, me llamó la atención la premisa:

“fluir como el agua(…) avanzas veloz con ella, sin ir nunca a contracorriente, sin detenerte hasta estancarte, sin aferrarse a los márgenes ni a las rocas del río, sin ni siquiera tratar de conservar tus opiniones o tu visión del mundo, sino sosteniendo ligera pero inteligentemente lo que se te vaya presentando a tu paso para inmediatamente soltarlo con elegancia, sin agarrarlo(…)”.[1]

Con este razonamiento comencé a cuestionarme cómo representar las historias del día a día que suceden en la barriada. Comenzaron a llamarme la atención los bancos, esos que cada día se transforman con el paso de la gente; esos que en sí mismos encierran enciclopedias de leyendas; esos que guardan la  memoria del lugar, la historia, y las experiencias de la gente; esos que sufren una transformación continua, sin detenerse, que alberga juicios y visiones de todo tipo.

Empecé por recorrer los bancos de Vallecas con la pretensión de recopilar imágenes de estos en forma de atlas. Atlas entendido como una recopilación de testimonios, experiencias y vivencias sin caer en su idea romántica, tomando como principio el acto de transformación continua. Una transformación abarrotada de anécdotas que transcurren día tras día, una transformación que invita a la reflexión sobre los vínculos y las conexiones que se generan.

Llegado este punto, me sentí identificado con la idea rizomática de Deleuze y Guattari, ya que, según ellos:


“Rizoma no se trata, pues, de tal o tal lugar de la tierra, ni de un determinado momento de la historia, y mucho menos de tal o tal categoría del espíritu, sino del modelo que no cesa de construirse y desaparecer, y del proceso que no deja de extenderse, interrumpirse y comenzar de nuevo”.[2]

La idea de crear un atlas de bancos no proviene de la idea de mapa, ni de retrato, sino de cartografía. El calco no responde a ningún modelo estructural pero si a una idea de estructura profunda. No es un mapa ni una estampa, ya que estos sí corresponden a un modelo estructural predeterminado. La calcografía está orientada hacia una experimentación que actúa sobre lo real.


Por consiguiente, mi propósito es la realización de un atlas cartográfico de bancos documentados  en los distritos de Puente de Vallecas y Villa Vallecas.

Por otro lado, no hay que olvidar las premisas que han ido construyendo dicho propósito y que, finalmente me han llevado a la realización del atlas. En primer lugar, la idea de recoger los testimonios de la gente que transcurre y se relaciona en el espacio público. Y en segundo lugar, la idea de continua transformación de los bancos, arraigando una huella, una marca, una efímera estela que contiene todas esas sensaciones y vibraciones  encargadas de dotar de identidad a los individuos.






[1] BAUMAN, Zygmunt, Vida Líquida, Editorial Austral, Barcelona, Enero 2013, Pg. 13.
[2] DELEUZE Y GUATTARRI, Gilles y Félix,  Mil Mesetas, Capitalismo y esquizofrenia, Editorial Pre-Textos, Valencia, Febrero 2015, Pg.25.

jueves, 26 de enero de 2017

PROYECTO Micro-LÍMITES


El proyecto consiste en un video ensayo documental sobre los límites, los obstáculos, los muros visuales que sirven como metáfora de las fronteras ideológicas, religiosas, políticas y culturales. En estas imágenes hay un elemento que oculta el horizonte, un obstáculo que desafía la visión del espectador e invita a reflexionar sobre dos conceptos: la posibilidad de seguir el camino y lo que se oculta al otro lado.


Nos definimos por el espacio que nos rodea y este afecta directamente a nuestro estado anímico y nuestro pensamiento.

“La noción de frontera marca por sí misma la distancia mínima y necesaria que debería existir entro los individuos para que sigan siendo libres de comunicarse entre ellos como quieran hacerlo.”     Marc Augé.


Las fronteras y la humanidad han ido de la mano en la Historia pero ahora me pregunto qué papel desempeñan en la actualidad.

Esbozo del proyecto Micro-LÍMITES


Proyecto Violencia Económica



Mi proyecto  se basa en dar una definición al término violencia económica, ya que la RAE no la dota de significado. Según algunos psicólogos no existe una violencia económica como tal, sustituyendo violencia por abuso, abuso económico. De esta manera se desentienden del concepto inicial. Aquí empezó a tener cuerpo mí idea. Mi objetivo se basa en crear conciencia crítica sobre este concepto a través del arte.
Mi proyecto es una video instalación performativa. Para llevarla a cabo mi proyecto necesito un apoyo tanto económico como difusor, por medio de un comisario, un manager o algún tipo de mediador. Es una instalación donde (a) grosso modo podríamos decir que es un espacio para jugar al ajedrez. Pero en realidad, el ajedrez es una forma de sujetar al sujeto para que este juegue y así conseguir que el espectador esté atado a este espacio. Las piezas del ajedrez serán de alta cocina. Las paredes que rodean la habitación tendrán proyecciones de diferentes individuos con gestos de hambruna y empobrecimiento. Y hay que sumar una performance donde el artista (yo) estará en situación de abstinencia haciendo referencia a todas y cada una de esas personas que serán proyectadas.

Me gusta la idea de Arte como juego y por eso mi intención es que el espectador este jugando desde que entra y no desde que se sienta en frente del tablero como la gran mayoría pensarían. El ajedrez es un juego de reyes, de estrategia y de ingenio que lo componen piezas formando parte de una táctica o estrategia. Este concepto me sirvió como metáfora sobre los espectadores/participantes que juegan teniendo el papel de rey, de persona de poder. Las piezas de alta cocina hacen referencia a todas estas proyecciones, dando así un significado poético de violencia económica. A esta definición de ajedrez hay que sumar una referencia cinematográfica de la película “Cadena perpetua” (1994) que tiene la mejor ambientación penitenciaria y en la que el ajedrez toma importancia gracias a Andy (Tim Robbins).  Para Andy, este juego, es una forma de escapar de la vida en prisión ya que según él, “la privación de la libertad puede destruir la mente humana”. Esta paradoja sobre  jugar al juego que están jugando contigo, me hizo reflexionar y decantarme finalmente por el ajedrez para que forme parte de la instalación.

La idea de usar comida en el proyecto, viene como medio artístico para cuestionar planteamientos sobre la problemática de la violencia económica. Para explicar el uso de la alta cocina, hay que hacer referencia a la película “La Grande Bouffe” (1973). El argumento es totalmente surrealista, sin embargo, en la sociedad de hoy en día podría llegar a ser real sin ninguna duda. Además de este planteamiento, nos encontramos con diversas lecturas, como la idea de usar la comida para describir las piezas que componen el tablero. Este término apareció gracias al planteamiento de los actores usando La comida para definirse. Decidí transportar esta idea al tablero de ajedrez, definiendo las piezas con comida.  Para ello, necesito que las piezas cobren un simbolismo que la alta cocina puede conseguir gracias a las formas, texturas, sabores y colores. Este simbolismo tiene que cobrar importancia principalmente en figuras como el rey, la reina y los peones. El rey debe tener una composición fálica, mientras que la reina tiene que sugerir sometimiento y los peones libertad.
Las figuras proyectadas en las paredes serán un total de 16 que hacen referencia a los 16 peones que están sobre la mesa de juego, Estas proyecciones serán hechas previamente con personas de clase obrera o con pocos recursos económicos que estén dispuestas a colaborar con el proyecto. Todas las ganancias, eliminando los costes de producción, serán destinadas a las personas que han colaborado, y si las ganancias siguen creciendo, se ampliaría el circulo, donando el dinero a diferentes asociaciones que traten temas referentes a la violencia económica.
Resumidamente, mi propósito no es crear arte ni mucho menos, es crear una conciencia crítica a través de elementos artísticos.
El proyecto va acompañado de un video que simplifica la idea de instalación pero a la vez sirve como ejemplo y manual para poder realizarla con mayor facilidad. En el caso de que no sea aceptado el proyecto, el video servirá como medio difusor de la problemática que causa dicha violencia en nuestra sociedad.